jueves, 23 de abril de 2009

Algo huele a pollo

Encontré en el teclado una pestaña que no era mía. Me asusté. Es un ciber, Rodolfo. No es para preocuparse. El otro día había un rulo en mi sopa. No va a comparar. No comparo, comento. Un rulo rojo. Era mío. Usted no es colorado. Era mío, me pertenecía. Yo lo había comprado hacía dos años a una muñeca rusa. ¿A una matrioska? Usted habla raro, tiene algo extraño en la forma de mover los labios. Es que los tengo paspados. Por la sal. Comí con mucha sal. Lo siento. Sinceramente lo siento mucho. Tampoco hagamos espamento de esto. Seguimos en un ciber, Rodolfo. ¿Tenés idea de quién será esta pestaña? Podría fijarme en las cámaras de vigilancia, pero no creo que valga la pena. Hacelo. Por favor.

(
el tiempo pasa)

¿Y?
Nada. Las cámaras no registraron a ningún cliente salir con una pestaña menos. Quizás sea mía. ¿Con cuántas pestañas entró? Esas cosas no se le preguntan a un caballero. Sepa disculpar. Lo sé hacer. He aprendido a perdonar. En esta vida todo se aprende. He tenido que pagar un curso para aprender a hacerlo. Disculpar no es fácil. Es verdad. Sólo es fácil cuando se paga una cuota mensual, como en este curso que le digo. Lo dictaban dos monjas. El otro día vi a cuatro monjas en un fitito. No me pregunte por qué, pero la imagen me causó gracia. ¿Qué? Eso, que las vi y me reí. Pero no con carcajada. Me sonreí. Y me reí por dentro. Me quiero ir. ¿Por? Porque veo tus intenciones. No quise ofenderlo. Le salió mal. Me retiro. Está bien. Son siete con cincuenta, de la máquina. Pero si no la usé. ¿No ve que tiene una pestaña? Pero esa pestaña es suya. No tiene pruebas. Si quiere que le pague me deja usar otra máquina primero. Pase por la doce. ¡Nacho! ¡Habilitame la doce!. Pase Rodolfo, pase por la doce.




(N. de la R. : cuando el autor dice "pestaña" obviamente no quiere decir "pestaña". Tampoco sabemos a qué se refiere. Creemos que Rodolfo tiene algo así como sesenta años. Pero en la versión de cine fue interpretado por un joven Raúl Tybo. O eso fue en teatro. No recordamos con exactitud. La versión completa de este material fue extraviada en una de las mudanzas que tuvimos que hacer de editorial en editorial. Creemos que en las siete hojas faltantes se explicaría un poco más el entorno y las circunstancias. Sin embargo creíamos importantísimo presentar este material pensando en el difícil momento que está atravesando nuestra nación. Si de algo nos enorgullecemos, como medio, es de estar siempre un paso adelante, dos al costado y tres para arriba. Felicitamos al autor, y extendemos un saludo enorme a su familia. Ayer comí pollo y me cayó medio mal. Ando flojo. Mañana o pasado voy al médico.)

3 comentarios:

Andreievna dijo...

no fue Raúl Tybo. Era Horacio Leverwst, y la versión se estrenó en Poer Point en el Instituto Gastronómico Virtual. Durante la presentación, servían pollo. Casualmente

The Bug dijo...

Pregunta: ¿los pollos tienen pestañas?

Etcétera dijo...

jajaja
la nota de redacción es genial,
me arrancaste una sonrisa en el medio de un cyber moribundo y apestado de máquinas insomnes que consumen tiempo y ojos.
saludos