lunes, 12 de noviembre de 2007

Del polvo venimos

Una lata de gaseosa abollada cayó dentro de un cesto de basura donde se encontró con el papel envolvente de un sorbete. Pero a ambos les dio una mezcla de miedo y verguenza hablar del miserable final de sus vidas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un amigo me dijo una vez:
"Todo a su debido tiempo"

El Blog esta Bar Ba Ro.

El Profe dijo...

Un pensamiento somero y preciso. Una verdad al desnudo que puede encontrarse a la vuelta de la esquina, pero contada con un verdadero sentido de ocurrencia astuta. Un merecido aplauso para Ud. Chap. Realmente he leído posts muy buenos aquí (me tome la libertad de recorrerlo por sus distintos recovecos) y esto demuestra que nunca es “Demasiado”. Un Abrazo. El Profe.

Anónimo dijo...

Ehhhh loco, te estás haciendo famoso!!!

Se me pianta un lagrimón.


Antiquísimo.


Te adoro


Marian