jueves, 11 de octubre de 2007

Domicilio particular


En el futuro algún gobernante decidirá divertirse un poco cambiando los "ya gastados" nombres de las calles de la ciudad de Buenos Aires. La selección de los nuevos nombres contará con muchos de los ilustres artistas que brillan en ésta época. Así el pueblo podrá elegir por algún método preparado con una tecnología bastante eficaz (un aplausómetro sónico, por ejemplo) entre la gran variedad de nombres propuestos.
Así uno podrá vivir en Leonardo Greco al 1300, o tener una tía sobre la avenida Palmiero. Podremos visitar la embajada de Italia en la calle Luca Prodan entre Gino Renni y Rodolfo Ranni (las famosas paralelas "Renni-Ranni").
De a poco se acostumbrará a llamar a las plazas con nuevos nombres. De esa forma la Plaza De Mayo podrá conocerse como Luisa Kuliok. También cambiarán los nombres de las líneas de subte. No más A, B, C, D, E, que es muy mundano para una sociedad tan avanzada. Mejor hacer una combinación entre Mónica Guido y Luis Pedro Tony.
Se hará costumbre, y las universidades tomarán el nombre de grandes figuras y será un orgullo egresarse en el Instituto Superior Levon Kennedy. Si la propuesta tiene aceptación otros países del mundo tomarán esta iniciativa, y Uruguay se poblará de pequeñas ciudades llamadas Oreiro, Zorilla, Edgardo Mesa.
Quién te dice que se convierta en costumbre mundial, y podamos viajar a una pequeña isla llamada Teresacalandraland (o Teresacaland).
Desde luego que algún día nos aburriremos de vivir en la calle Berugo Carámbula, de la provincia Cesar Mascetti, de un país llamado Goofy y se realizará una nueva revolución social, donde serán tomadas la Facultad Lopilato y se sublevarán los soldados del Regimiento Piluso.

3 comentarios:

Naty dijo...

Disfruto mucho tus escritos!

Un beso grande!

Naty


PD:Continúa así... (jeje)

Baterflai dijo...

Calle Karadagián ya!

Don Jorge dijo...

Yo viví un tiempo en esa calle y, después de la mi operación de vesícula, fue lo mejor que me paso en la vida